Me quedé sin empleo: ¿y ahora qué? Convéncete

En el primer artículo que publiqué quise compartir un “modelo” que pienso puede servir de guía general, y puede ser muy útil adaptándolo y trabajándolo de forma individual. Si recordáis, consistía en 4 pasos ordenados para alcanzar el objetivo: 

 

  1. Conócete. Mira en tu interior. Analízate para saber quién eres y qué sabes y puedes hacer.
  2. Prepárate. Refuerza tus aptitudes y actitudes. Tus habilidades. Adquiere nuevas si es necesario.
  3. Convéncete. Entrena todos los recursos aprendidos y adquiridos para tomar fuerza y decisión. Para reforzar la autoestima.
  4. Comunícate. Ofrece, vende tus recursos, tus habilidades. Todo tu potencial.

Nos hemos “conocido”. Nos hemos “preparado”. Llega el momento ahora en el que tenemos que asentar los pasos anteriores. Tomar confianza. Adquirir actitud para manejar con soltura y naturalidad las aptitudes que hemos ido configurando.  Y no existe mayor naturalidad, mayor espontaneidad que la que se planifica con detalle y se practica con profusión. Ensaya. En este momento el espejo y la grabadora se convertirán en tus mejores aliados. Mírate y escúchate. Fíjate que digo escúchate y no óyete. Con oírte no es suficiente. Escuchar no es lo mismo que oír. Escuchar implica comprender y asimilar, interiorizar al otro y a ti mismo. Ponerte en situación.

orientacion laboral

Grábate en vídeo si tienes posibilidad y corrige una y otra vez. Todas las veces que haga falta. Cuida el tono, la entonación, el ritmo. Enseña las grabaciones a tu gente cercana. Recibe y anota con humildad sus opiniones. Sus apreciaciones. Cada uno de nosotros vemos el mundo de forma diferente en función de nuestras creencias y valores. Es decir, no vemos el mundo tal y como es sino tal y como somos. También los empleadores. Por esto es tan importante recoger opiniones externas, diferentes y diversas a las nuestras. Para comprender mejor. Para poder ponernos, con soltura, en la piel del otro, en los distintos mundos. No se trata de estar de acuerdo con todo y con todos. Esto es imposible. Se trata de comprender otras visiones, ponerse en el lugar del otro. Así podrás adaptarte a nuevas situaciones. Podrás comunicarte con eficacia.

Cada vez más, en cualquier situación laboral, profesional y personal, la comunicación resulta esencial, imprescindible. Cualquier trabajo requiere mucho de comunicación con otras personas, con el entorno, incluso con las herramientas que utilizamos en el propio trabajo.
Se trata en este paso de convencerte de que puedes desarrollar de manera profesional y exitosa las habilidades que has adquirido. Así que ensaya. Planifica y organiza tu día. Dedica tiempo al ensayo. A trabajar tu autoestima.

En igualdad de condiciones, de conocimientos profesionales, los empleadores optarán por un candidato que muestre convencimiento y seguridad. Conoce y trabaja tus emociones. Nos eligen las emociones, nos mantienen las razones. Desarrollar habilidades emocionales, comprenderlas, saber manejarlas nos aportará un plus de ventaja aparte de sentirnos mejor con nosotros mismos. Ensayo, ensayo y ensayo.


Como siempre, aquí también, no te aísles. Busca compañía. Comparte método y opiniones. Te ayudará a ampliar mente y horizontes. A adquirir mayor confianza, mayor seguridad y llegarás al convencimiento de que puedes conseguirlo. Te aseguro que te sentirás mejor. Verás “tu mundo” y los “otros mundos” con otra perspectiva.


me quede sin empleo




Josemaría Fernández Ureña
Orientador laboral 



Facebook


Twitter

Google +

linkedin


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada