Me quedé sin empleo: ¿y ahora qué? Prepárate

En el primer artículo que publiqué quise compartir un “modelo” que pienso puede servir de guía general, y puede ser muy útil adaptándolo y trabajándolo de forma individual. Si recordáis, consistía en 4 pasos ordenados para alcanzar el objetivo: 

 

  1. Conócete. Mira en tu interior. Analízate para saber quién eres y qué sabes y puedes hacer.
  2. Prepárate. Refuerza tus aptitudes y actitudes. Tus habilidades. Adquiere nuevas si es necesario.
  3. Convéncete. Entrena todos los recursos aprendidos y adquiridos para tomar fuerza y decisión. Para reforzar la autoestima.
  4. Comunícate. Ofrece, vende tus recursos, tus habilidades. Todo tu potencial.

 

Hoy vamos a profundizar en el segundo paso; el paso que consiste en prepararse; en reforzar tus aptitudes y actitudes.


jobeeper



Segundo paso: Prepárate


Ya tienes tu diagnóstico personal. Te conoces un poco mejor. Has identificado aspectos a mejorar y aspectos a reforzar. Carencias y potencialidades. También conoces algo mejor el entorno en el que te mueves. Y lo tienes por escrito. En lugar bien visible y revisable. Es, por tanto, el momento de tomar decisiones. Completar esa formación y/o esa práctica profesional que necesitas mejorar. Adquirir nuevas competencias y habilidades para abrir el abanico de posibilidades. Sondea e identifica cursos, seminarios, charlas, conferencias y encuentros que te proporcionen nuevos conocimientos, que cubran esas necesidades detectadas en el primer paso.

Este es el momento también de organizar “los papeles”. Desempolva tu curriculum. Actualízalo. Aquí recomiendo siempre preparar un currículum extenso: el curriculum base. Se trata de un baúl en el que pones todo. Toda tu formación y toda tu trayectoria y experiencia profesional y vital. Y cuando digo todo, es TODO. Hasta ese curso de natación o esa jornada de disecación de mariposas. TODO. Y anótalo con profusión, al detalle. No ahorres palabras. Logros obtenidos, felicitaciones, fracasos, decepciones… TODO. Te será muy útil como fuente para ir construyendo curriculums ad hoc, adaptados a cada oferta u oportunidad de trabajo.

Escribe tu historia personal y profesional. El relato de tu vida. No es necesario superar o igualar en páginas el Quijote o Crimen y Castigo. Pero si lo suficientemente extenso como para que abarque lo esencial. Estos serán los mimbres con los que irás elaborando los cestos posteriores. Esos cestos personalizados, adaptados a cada caso.

Ensaya también diferentes cartas de presentación. Escribe muchas. Cuantas más mejor. En diferentes estilos y tonos. Te vendrá muy bien para desengrasar tu redacción.

Utiliza todos los recursos que tengas a tu alcance. Papel, ordenador, audio, video… Grábate, mírate y escúchate leyendo tu historia, narrándola, contándola.

No voy a entrar, por prolijo, en los innumerables formatos de CVs que podemos utilizar. Esto, además, dependerá de cada oferta a la que optemos. La consigna es utilizar en cada caso aquél que mejor se adapte, en tu beneficio, al puesto al que optas. En función del sector, actividad… En internet hay infinitos modelos y recursos al alcance de todos. Como estándar te recomiendo el modelo “europeo”. Es, digamos, el homologado y te servirá de base y te dará mucho juego. Atiende con precisión a las instrucciones que se dan para completarlo.

La elaboración del curriculum (en el formato que sea) es esencial, por cuanto se convertirá en la antesala de la entrevista de trabajo. En realidad ese es el objetivo, ¿verdad?; obtener una entrevista de trabajo. La oportunidad de interaccionar por medio de una conversación con los empleadores, para convencerlos de que somos la mejor opción. Por esto es crucial también la preparación de la entrevista futura. Elabora una lista amplia de preguntas (en internet hay muchos recursos); hasta las que te parezcan más peregrinas (nunca se sabe!) y prepara las respuestas. Redáctalas. Ensáyalas para que te salgan de forma natural. Apóyate en la familia, los amigos, en tu entorno más cercano y haz simulaciones.


Con todo esto vas a ir construyendo tu “marca” (está de moda la palabra). En los siguientes pasos conoceremos cómo “posicionarte”. Pero sobre todo no te aísles. Pide ayuda. Apóyate en los demás. Busca compañía.



me quede sin empleo




Josemaría Fernández Ureña
Orientador laboral 



Facebook


Twitter

Google +

linkedin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada