Actitud

“No es la voluntad de ganar lo que cuenta, todo el mundo la tiene. Lo que realmente cuenta es la voluntad para prepararse para ganar”
                                                                       Paul “Bear” Bryant (Entrenador)

Dice la wikipedia que actitud es la forma de actuar de una persona, el comportamiento que emplea un individuo para hacer las cosas. La RAE, en su primera acepción, la define como “postura del cuerpo humano, especialmente cuando es determinada por los movimientos del ánimo, o expresa algo con eficacia”. Tiene entonces la actitud que ver con cuerpo y mente. Algo fundamental a la hora de enfrentarnos a cualquier proceso vital. También, y principalmente, al proceso vital de buscar y encontrar empleo.

Actitud


La actitud que adoptemos desde el primer momento va a ser determinante en todo el proceso. Mantener el ánimo alto, establecer el equilibrio necesario en la planificación y ejecución de las acciones. El com-porta-miento, que tiene que ver con llevar, portar, conducir algo completamente.

Así, el hecho de cómo enfrentemos el día, previamente planificado, cada mañana, constituirá un plus o restará según sea el caso.

Es difícil mantener una actitud positiva en circunstancias límites como un desempleo inesperado o prolongado en el tiempo. Aun más cuando el entorno, el ambiente que nos rodea, en ocasiones, no es precisamente nuestro mejor aliado. Tendemos, por esto, a veces, a desesperar. Permitámonos hacerlo, pero solo el tiempo suficiente para tomar impulso y retomar la actitud que nos ayude a encarar la situación. La actitud que nos lleve a la voluntad de prepararnos para conseguir el objetivo. A ganar el partido.

La actitud es fundamental para profundizar y progresar en la aptitud. En las competencias y en las habilidades que ya tenemos y en las que nos quedan por adquirir. Actitud para poner en valor nuestra valía. Para conocer y reconocer lo que somos y sabemos y podemos hacer.

Todo lo demás son experiencias propias o ajenas. Técnicas probadas o por probar. Ensayos. Resultados. Nunca fracasos. Solo resultados de los que extraer conclusiones para potenciar o rectificar. Para afirmar el paso en el camino o tomar otro. La cuestión es tener y aplicar la actitud que nos permita avanzar.

Es, además y principalmente, la actitud, lo que va a condicionar nuestra comunicación con los demás y con nosotros mismos. Y puesto  que estamos continuamente comunicando (aunque no caigamos en la cuenta), de nuestra actitud van a depender todas las acciones que acometamos.


Por esto creo que merece la pena invertir algo de tiempo en trabajar la actitud, potenciarla y reafirmarla. Con seguridad va a depender de ello el dividendo que recojamos en el futuro, y el combustible que mantenga encendido el motor del presente.



me quede sin empleo




Josemaría Fernández Ureña
Orientador laboral 



Facebook


Twitter

Google +

linkedin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada