Ofertas de empleo: cómo leer entre líneas

La oferta de empleo es el inicio de un camino, el inicio de una relación entre nosotros y la empresa. Una relación que como todas ellas, tiene diferentes etapas. En el presente artículo vamos a profundizar en una de las etapas de esta relación: el espacio de tiempo que pasa entre que vemos la oferta de empleo y mandamos nuestro currículum.

Durante este lapso de tiempo las personas reaccionan de forma muy distinta: hay algunas que experimentan una fuerte ansiedad que les empuja a enviar su CV tan rápido como pueden, por miedo a que la empresa solo se mire las candidaturas que han llegado primeras. Otras personas meditan, investigan y mandan su respuesta de forma tranquila y pausada. Estas son solo dos situaciones y actuaciones que se desencadenan.

Sea cuál sea vuestra reacción habitual, hoy repasaremos cuáles son los principales aspectos a tener en cuenta y acciones a desarrollar desde que encontramos una oferta de empleo hasta que mandamos nuestra candidatura a la empresa:

Ofertas de empleo: cómo leer entre líneas



1.      Identificar los datos de la empresa y de la ocupación ofertada.

Hay algunas veces que la identificación de la empresa no es posible, pero en la medida que podamos,  saber el nombre nos ayudará a desencadenar una “investigación” posterior que contribuirá a que tengamos más información y podamos adaptar mejor nuestra presentación.

El título de la ocupación, nos servirá para diferentes aspectos: en primer lugar, esta palabra o palabras que definen el trabajo por el que postulamos como candidatos deberán aparecer en alguna parte de nuestro CV i de nuestra carta de presentación, de modo que la empresa nos identifique como alguien que aparentemente encaja con lo que están buscando.

En segundo lugar, saber el “cargo” que ofrecen nos servirá para hacer una búsqueda sobre qué está pidiendo el mercado para esta ocupación concreta.
Tenemos muchos recursos en los que buscar esta información pero principalmente os recomiendo el Buscadorde Ocupaciones de Barcelona Activa  y las Píldoras Ocupacionales de Educastur.  En cada uno de estos recursos podemos encontrar una descripción de la ocupación, así como las tareas, funciones y competencias más habituales. Esta información nos servirá para poder adaptar al máximo nuestro CV a las demandas reales del mercado.

2.      Tener claras las funciones (principales y secundarias) a realizar.

En cualquier oferta, vemos descritas las tareas o funciones que deberá desarrollar la persona que ocupe el puesto. En algunas ofertas está descrito de forma muy escueta, en cambio en otras tenemos información muy detallada.

En cualquier caso, cuando estudiamos una oferta de empleo en profundidad, debemos intentar imaginar y anotar en un papel cada una de las cosas qué creemos que hará el trabajador en ese puesto de trabajo. La descripción que vemos en la oferta nos ayudará, pero también tenemos que hacer un esfuerzo de imaginación.

Todo ello nos permitirá tener una idea más clara sobre qué busca la empresa y cómo nos podemos adaptar a ello.

La información escrita en la oferta, el resultado del ejercicio de “imaginación” que os propongo y la información extraída de las webs que he mencionado en el punto anterior, serán materiales que nos ayudarán a conocer mejor esa oferta de empleo, pudiendo adaptar nuestro CV y carta de presentación a la realidad de la organización y de la ocupación.

3.      Identificar qué competencias van a ser necesarias para desarrollar el trabajo.

Este punto puede ser más dificultoso de llevar a cabo, ya que muchas ofertas de empleo no recogen este apartado, y las que lo hacen no aportan mucha información al respecto.

El objetivo es que una vez hecha la lista de funciones y tareas que tendrá que desarrollar la persona que ocupe el cargo ofertado (explicada en el paso anterior), pensemos en qué competencias le van a facilitar el desempeño de su actividad.

Tenemos que elaborar otra lista con aquellas habilidades, conocimientos y aptitudes que posibilitarán una mejor ejecución de la ocupación.

Si os sentís un poco desconcertados con el término competencia os propongo que echéis un vistazo al diccionario de competencias transversales de Barcelona Activa. Os puede ayudar a identificar cuáles son las competencias clave relacionadas con el éxito en un determinado lugar de trabajo.

Una vez os hayáis familiarizado con las diferentes competencias, podéis pensar en cuáles de ellas ayudarán al desempeño de la profesión concreta que estáis estudiando. Si la oferta de empleo que estamos analizando las explica, tendremos una ventaja, pero aún así, es importante que lo reflexionemos por nuestra cuenta.

Ofertas de empleo: cómo leer entre líneas

Llegados a este punto tendremos dos elementos importantes que nos ayudarán a adaptar nuestro CV:

  • Conoceremos las funciones más relevantes de la ocupación ofertada, de modo que intentaremos que en nuestro CV se observe que las hemos desarrollado en el pasado o bien que somos capaces de llevarlas a cabo. 
  • Conocemos las competencias más relevantes solicitadas por la empresa o que pueden facilitar el desempeño de la ocupación. De modo que intentaremos que a lo largo de nuestro CV aparezcan destacadas como competencias que tenemos desarrolladas como profesionales.


En el próximo artículo trataremos más aspectos y acciones a desarrollar en esta fase del proceso de búsqueda de empleo, pero de momento, os invito a familiarizaros con estos dos pasos y a compartir vuestras dudas e inquietudes. 



ofertas de empleo




ARi Vigueras
Psicóloga y Psicopedagoga. El Social Media, la formación de personas adultas y la orientación profesional son la base de mis proyectos.



Facebook


Twitter

Google+

Linkedin

Pinterest



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada