Creatividad en la búsqueda de empleo

creatividad en la búsqueda de empleo
Según Howard Gardner, psicólogo estadounidense, el pensamiento creativo es aquel que nos hace plantearnos las cosas desde otro punto de vista y cuestionarnos lo establecido, esto es lo que él llama, pensamiento divergente

La búsqueda de empleo debe ser un trabajo diario pero esto en ocasiones origina que dicha búsqueda sea aburrida, muy aburrida... Todos hemos estado en la situación de desempleo en algunos momentos de nuestra vida. Esta situación en muchas ocasiones puede ser traumática, si tenemos familia a cargo, hipoteca, etc. o simplemente si esta situación es demasiado larga. Sin embargo, puede verse desde otro punto de vista y debemos afrontarla siempre como una oportunidad para reinventarnos o directamente para inventarnos, si es la primera vez que queremos acceder al mercado de trabajo.


Para que esta búsqueda de empleo sea más efectiva y menos aburrida, debemos utilizar la creatividad. Si siempre hacemos la búsqueda de empleo de la misma manera (enviar el mismo CV a las mismas empresas, por los mismos canales, etc.) el resultado siempre será el mismo. 

Cuestionémonos un par de cosas: 

¿Hacemos bien nuestra búsqueda de empleo? Si llevamos mucho tiempo en desempleo la respuesta seguramente será no. Bien porque no utilizamos los medios adecuados o bien porque no estamos buscando en el mercado de trabajo adecuado. 

Planteemos esto desde otro punto de vista: ¿Tengo cabida en el mercado de trabajo en el que me muevo? Hay muchas posibilidades de que, si estás leyendo este artículo, la respuesta también sea negativa.

Pues bien, ya nos hemos sincerado con nosotros mismos. Ahora vamos a intentar encontrar las soluciones. Si no puedo encontrar trabajo en el mercado de trabajo ¿qué puedo hacer?

En principio tengo tres posibles caminos:

  • El primero es adaptarme al mercado de trabajo, es decir, formarme en algo nuevo, reciclarme o/y  adquirir experiencia. Pero para adquirir experiencia a su vez necesito un trabajo. Nos encontramos aquí con la “pescadilla que se muerde la cola”. Vamos entonces a buscar experiencia de manera alternativa, cambiemos el punto de vista (pensamiento divergente): ¿busco trabajo o busco experiencia? Si busco experiencia laboral puedo hacer un voluntariado, o unas prácticas en empresa. Pero, ojo, las prácticas en empresa son útiles mientras adquirimos nuevos conocimientos y aprendizajes, cuando esto  ya  no es así debemos abandonarlas y buscarnos otra actividad,  voluntariado, etc. 


  • El segundo camino pasa por cambiarnos de mercado de trabajo. Hemos de buscar el mercado de trabajo en el que sí tengamos cabida, bien en España o bien en el extranjero. Aquí nos encontramos con la dificultad de salir de nuestra zona de confort, nos asomamos a un abismo que hace que nuestras “piernas tiemblen” con  sólo pensarlo. Solución: no lo pienses, planifícalo. El primer paso sería estudiar en qué mercado de trabajo podemos tener cabida. Para ello tenemos que mirar ofertas de trabajo de otras zonas. Jobeeper dispone de ofertas de empleo en 38 países repartidos por todo el mundo, así que una primera opción podría ser configurar alertas para recibir ofertas de empleo en esos países donde estaríamos interesados. La Red Eures es otro ejemplo, pues también te ofrece una búsqueda de ofertas de empleo por regiones europeas y sub-sectores de actividad e incluso por ocupaciones. 


  • La tercera opción pasa por modificar el mercado de trabajo, crear nuestro propio puesto de trabajo. Aquí tenemos la opción de emprender,  crear empresa, en el sentido más puro del término o bien ofrecernos como profesionales a otras empresas. ¿Es difícil? Sí, por supuesto. Pero ¿acaso es fácil seguir sumidos en el tedio que produce la situación de desempleo? Si tenemos una buena idea debemos lanzarnos, “arriesgarnos” e intentar crear. ¿No es mayor riesgo seguir en paro, quedarnos obsoletos en nuestra profesión, caer en la rutina, en la depresión? Emprender no tiene que significar invertir una ingente cantidad de dinero, que por otro lado seguro que no tenemos (hablo por mí), o abandonar nuestro objetivo profesional. Todo lo contrario, debemos utilizar nuestra creatividad para buscar modelos de empresa en los que la inversión sea ínfima y que sea el tiempo libre (del que por desgracia disponemos cuando estamos desempleados), nuestros conocimientos y formación y nuestra experiencia nuestros principales valores y aportaciones. 


Es importante, también, que identifiquemos cuál es nuestra pasión y nuestros talentos innatos. Es más fácil triunfar en aquello que nos apasiona que en aquello que hacemos por obligación.

Ken Robinson, escritor y educador Estadounidense, sostiene que toda persona tiene la capacidad creativa por el mero hecho de tener la condición de ser humano. Solamente debemos desarrollar esa capacidad creativa. Con la búsqueda de empleo tenemos una oportunidad para fomentar dicho desarrollo.

Debemos cuestionarnos el por qué, el dónde, el cuándo, el para qué, el con quién, etc. de nuestra búsqueda de empleo. Sólo así cambiaremos el chip y haremos una búsqueda de empleo más creativa, amena y efectiva.

Podéis encontrar recursos para una búsqueda creativa de empleo en mi blog.







Gaudencio Díaz 
Técnico de Empleo



Twitter










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada